martes, 31 de enero de 2017

Un tip simple con papel de aluminio para ensuciar menos


¡Hola! Esto NO es la vuelta definitiva de Tengo que Ordenar (?), simplemente un toco y me voy para compartirles algo.
En diciembre estuve visitando a mi querido amigo Leo, que vive en Brasil. Leo ha sido un gran guru inspirador de orden, limpieza y organización del espacio, ya que conocí varias de las casas en las que vivió todos estos años (¡nos conocemos desde 2008!) y todas estuvieron siempre más que impecables.
Inspirada en esto que él hace en su propia casa, desde que volví empecé a poner papel de aluminio sobre la cocina para evitar ensuciarla tanto.
Suelo hacer muchas cosas hervidas y siempre se me derrama algo, lo que me obliga a darle con la esponjita, en fin. Este tip está bien para quienes sean un poco fiacas como yo =) Esto es habitual en las cocinas más grandes (de bares o restaurantes por ejemplo), pero se puede adaptar muy bien también a la cocina de un hogar. Hablando de eso, otra cosa que tomé de las cocinas grandes es reemplazar bowls y fuentes por baldes plásticos redondos de helado (para mezclar, dejar marinando, batir, etc.) y la vida culinaria me mejoró en un 100%. Pero eso es otro post.
Con respecto a esto, me falta decir que cambio los papeles aproximadamente cada 3 días, depende de su estado.
Recomendadísimo.


jueves, 6 de octubre de 2016

Sabiduría de la Selva para ordenar tus cables



El Negro Raúl -a.k.a. El Hijo del Monte- tiene la sabiduría de la selva. Al mismo tiempo, es picante como la triple frontera y por tener algún vínculo con La Plata, posee sensibilidad musical y artística. Es así que El Negro Raúl es simplemente único y por eso se convirtió rápidamente en mi amigo de Feis, de Twitter y de todo lo que salga porque lo sigo a todas partes.
Bueno, basta de flores. Hoy nos convoca algo que este Negro rápido para los mandados me hizo llegar y que me imagino pudee servir mucho para ordenar en los lavaderos, en los altillos o en las casas de playa (cables de bordeadoras, alargues, etc.) No tengo que explicar mucho más de lo que las imagenes dicen, pero sí quiero hacer un llamamiento a ORDENAR los putos cables que juntan tierra y son tan feos. 

Seamos pillos con la astucia del que observa, como es mi amado Nigger. 








miércoles, 24 de agosto de 2016

Zucchinis agridulces + ensalada de coliflor con nuez ♥


Les dejo una recetita sencilla que hice el lunes, no es la más práctica del mundo pero es un plato muy rico, vegano, y que -comprobado- las personas no veganas también van a disfrutar ;)
Tiene sabores fuertes, así que si los comensales son medio zapatito de cristal ñeñeñeh adáptenla.

Zucchinis agridulces
Picar cebollas moradas y saltearlas junto a 2 dientes de ajo y varias ciruelas pasas sin semilla en aceite de oliva. Espolvorear todo con azúcar (yo uso azúcar orgánico) y dejar que se doren. Cortar zucchinis transversalmente o en rodajas y agregarlos en la sartén. Dejar que se cocinen un minuto, condimentar con todo lo que quieran, remover un poco con cuchara de madera y agregar un poco de salsa de soja. Remover nuevamente, agregar un chorro generoso de vino blanco (yo para esto uso uno bien trucho, de caja), poner el fuego al mínimo y dejar que se cocinen bastante 

Ensalada de coliflor y nuez
Cocinar un coliflor en una vaporera de bambú (al menos yo lo hice así) hasta que esté muy blandito. 
Mientras, aplastar en el mortero 2 dientes de ajo con un puñado de nueces y un poco de sal hasta que quede una pasta. 
Cuando el coliflor esté listo, pasarlo también por el mortero y mezclarlo con la pasta de ajo y nuez. 

Aprovecho y les aviso que estoy en Snapchat: mi user es maruxabaldomar. 
No lo uso mucho para temas de orden pero sí para hablar con desconocidos (?), por lo que están todos invitados a agregarme.
Baaai, go vegan! 




sábado, 2 de julio de 2016

Le tiran con de todo: Tapas veganas para el fin de semana


SE VIENE LA LLUVIA Y QUEREMOS LARVEAR.
Para este estado de la cultura (!) nada mejor que cocinar cosas ricas y rápidas que no nos requieran matarnos demasiado. Así nos podemos dedicar a ver cosas geniales de Internet y a ponernos al día con nuestras amadas series (estoy a punto de empezar The Americans, les cuento).

En el año 2014 hice un curso de tapas en el Centro Burgalés de Buenos Aires con un chef español que se llama Carlos García, muy muy capo (esta es su página de Facebook).
Obviamente el tapeo me parece uno de los mejores inventos de la humanidad y creo que acá en Argentina está bastante bastardeado. Sucuchos ignotos y no tanto venden como tapeo cualquier fritanga, cuando en verdad la tapa debería ser una comida de buena calidad, más allá de que se consuma medio al paso.

Hoy traigo algunas ideas de tapeo adaptadas a una dieta vegana -hablando de bastardear a las tapas, jaja- que remil pueden funcionar como una cena o incluso picada y que se pueden preparar en casa. Por supuesto que como tip general puedo señalar que es recomendable usar verduras orgánicas o tomarse un tiempo para preguntarle al verdulero/a de dónde vienen sus productos, por ejemplo yo sé que las verduras que compro vienen de unas quintas de Escobar en gran parte, (muy cerca de mi casa, una hora aproximadamente) y bueno, otra parte del Mercado Central, claro.

1. Cheddar vegano


Antes de que me vengan a matar quiero decir que la denominación "cheddar" es puro marketing y esto no se trata más que de un dip. Sin embargo, pude engañar a un ser de 14 años con esto y unos nachos, así que bien pueden ustedes intentarlo.
Ingredientes: 2 choclos, un poco de aceite de oliva, vinagre y sal.
Preparación: Hervir los choclos, dejar que se enfríen un poco y desgranarlos. Procesarlo con el resto de los ingredientes hasta formar una pasta.
Listo, esa pasta se puede untar en tostadas o incluso reemplazar al queso cheddar.




2. Papas fritas (chips)
No tengo que decirles cómo hacer unas papas fritas, pero para que queden cancheras las pueden marinar antes en agua, vinagre, orégano y laurel y llevarlas a la heladera de una a dos horas, tapadas con papel film.


Luego de colarlas y secarlas, freírlas en aceite bien caliente. Para mí, las papas siempre siempre llevan pimentón. Para mí, eh ;)


3. Berenjenas a la plancha
Esto es el bocadillo (?) más fiaca y larva que existe en el mundo, pero juro que funciona para una bruschetta o "tostá".
Ingredientes: 1 berenjena ♥
Preparación: Cortar las berenjenas en rodajas finitas (a mí me gusta hacerlo a lo largo, pero redondas no quedan mal tampoco), y ponerlas en la plancha con un chorrito de aceite y sal o, si son el colmo de la desidia como muchas veces yo, directo a LA TOSTADORA ELÉCTRICA. No la que te hace saltar los panes en mi caso -con esa no probé- sino la tostadora de sanguchitos común.


4. Setas al ajillo
Les pongo el nombre en "español" pero todos sabemos que setas = hongos.
En este caso, es medio un engaño mío porque siempre que vi cosas "al ajillo" había un elemento animal aportando la proteína y la grasa con la que la preparación se hace más espesa. Bien, con los alimentos no-animales eso no sucede.
Ingredientes: champignones, 2 cebollas medianas, condimentos, 4 dientes de ajo, 1 vaso grande de vino blanco, aceite de oliva.
Preparación: Cortar la cebolla en juliana y saltearla en aceite de oliva hasta que esté transparente (no quemada). Agregar los champignones también cortados en juliana o transversalmente y cocinarlos unos minutos hasta que estén tiernos. Retirar. Calentar nuevamente aceite de oliva en la sartén y saltear los 4 dientes de ajo hiper picados lo más chico posible. Agregar el salteado anterior y cocinar un poco, agregar el vino blanco lentamente, hojas de laurel, y cocinar tapado hasta que se "reduzca" el líquido. Se sirve también sobre tostadas o incluso tacos (esto no sería tapeo estricamente pues #BastardeandoLasTapas). Acá no hay foto porque me colgué.


5. Croquetas de arroz
Esta es mi receta favorita tal vez después de la tortilla de papas, por un lado porque me permite aprovechar las sobras de arroz que siempre dejo (no sé calcular jamás la cantidad de arroz) y por otro lado porque es genuínamente rica.
Ingredientes: arroz, cebolla, ajo, zanahoria, condimentos varios, harina de garbanzo, vinagre, bicarbonato de sodio, sal, y aceite.
Preparación: lo primero será, claro, cocinar el arroz. Yo lo hago así: lo lavo y le retiro la mayor cantidad de almidón, antes que nada. Luego, pico media cebolla, la doro y luego salteo con esa cebolla el arroz lavado. Cuando empieza a ponerse "brilloso" o perlado, ahí le tiro el agua y dejo que se cocine.

Para hacer las croquetas es necesario que el arroz ya cocido se enfríe, y podremos sumarle todo tipo de condimentos e ingredientes: ajo picado, zanahoria rallada, perejil, semillas, avena (big yes a la avena, le da un TACH de crocantor). El elemento aglutinante dada la imposibilidad de usar huevo, será una mezcla de harina de garbanzo (vean al final del post cómo se prepara), y un poco de harina de trigo, o bien de fécula de mandioca, o inclusive pan rallado. Armar los bollitos, llevarlos al freezer 15 - 20 minutos, y ya están listas para freír.
Un tema: yo las hago fritas por fiaca, pero también se pueden hacer al horno. En el caso de freírlas, recomiendo hacerlas de tamaño bien pequeño (no más grandes que una cuchara). Por esto mismo, la fritanga debe ser rápida, un PIC, darla vuelta, y sacarlas:



6. Notas al pie (?)
Tortilla de papas vegana y el reemplazo del huevo
Se puede hacer tortilla de papas vegana únicamente reemplazando el huevo por una mezcla de harina de garbanzo (se compra en cualquier dietética e incluso en la góndola de sueltos de Coto) + agua + vinagre + bicarbonato de sodio. Mi medida es 3 cucharadas de harina de garbanzo, 5 cucharadas de agua, un chorrito de vinagre y 1/2 cucharadita de bicarbonato. Lo importante es que la textura quede igual a la del huevo batido.


Ras el hanout
Una de las millones (?) de contribuciones que ha hecho la tradición árabe a la cocina española es el uso de una mezcla de especias llamada "ras el hanout", típica de la cocina puntualmente magrebí.
En general, cada persona puede hacer su propia mezcla con los condimentos que prefiere, pero se supone que no deberían faltar: la nuez moscada, la pimienta negra, el pimentón y el comino. Las proporciones son a gusto de cada uno. Si estás leyendo esta entrada de Tengo que Ordenar desde España y por casualidad no lo sabés jaja, en gran parte de España hay verdulerías y carnicerías árabes que venden esta mezcla e inclusive la preparan a pedido. (Yo me hice uno propio. No juzguen el desorden de mi casa que eso fue en una semana muy complicada a nivel energético).



Y bien. Ese es mi aporte a la causa de un tapeo o una picada libres de crueldad animal y OBJETIVAMENTE RICOS.
Si llegan a intentar algo de todo esto, me coparía que me manden una foto, pueden mandar DM o mention @Maruxa___

¡Buen finde para todes! ♥




domingo, 26 de junio de 2016

Minimalismo extremo: ¿Te animarías a vivir con menos de 100 cosas?

¡Holus! Esta semana un amigo compartió en Facebook este video que hablaba brevemente de una tendencia que gana terreno entre los jóvenes orientales: el minimalismo extremo.


Tengo que decir que yo soy un poco desapegada naturalmente de los objetos, e intento a conciencia tener lo menos posible (obviamente que se me acumulan los papeles; por ejemplo, me sucede con los comprobantes de pago de los impuestos. Tengo una carpetita, pero no me sale archivar ordenadamente). Sin embargo, en caso de una mudanza de oficina por ejemplo -ya ha pasado- yo puedo mudar lo mío en un solo viaje mientras otros compañeros tienen cajones llenos de cables, cuadernos, apuntes, adornitos, etc. Yo, jamás. 
En fin. En este blog querido Tengo que Ordenar ya hemos visto los beneficios de deshacerse de los objetos que no usamos en nuestro bello post sobre Marie Kondo, y el minimalismo extremo está muy relacionado a esta idea. Deshacerse de los objetos innecesarios, vivir con lo que es indispensable, no acumular por supuesto. Recuerdo que mi hermano salía con una chica cuya familia era muy anti, bien pragmática, y cada vez que les encajaban un souvenir en alguna fiesta, lo tiraban a la basura ni bien llegaban a la casa. Parece medio crudo, pero me parece absolutamente sano (detesto el género ADORNITO). 
Es así que me puse a averiguar, no solo para hacer un post en Tengo que Ordenar sino para intentar aplicar algo de esto en mi propia vida, o al menos ir un paso más allá de lo que ya hago (que es muy poco comparado con la gente que está en esto, pero mucho comparado con el común de las personas que una conoce.)

Quitar mito
Una cosa que me gusta hacer muuuucho es "quitarle mito"  a todo objeto de consumo, como se puede leer en el encabezado. Siempre me molestó la gente que se bloquea cuando tiene hambre, por ejemplo, y no puede trabajar o estudiar si no come debido al malhumor. Esto me pareció siempre un símbolo de debilidad tremendo. Así, me parece que si le quitás a la comida -o a cualquier objeto de consumo- el poder de definir tu humor y tus límites, estás realizando un ejercicio de microlibertad, por decirlo de alguna manera. El minimalismo extremo tiene mucho de estas microbatallas contra la mistificación del consumo, la mistificación de la felicidad a través de la posesión, es decir que si a veces te planteás estas cosas es muy probable que esta "moda" te atraiga filosóficamente. No es nueva, claro, pero hoy en día, con unos pocos dispositivos mobile la mayoría de la gente puede vivir conectada igual que cualquiera. 

Una breve guía
Buscando en Internet me encontré con un ebook muy cortito de apenas 63 páginas que explica formas muy puntuales y claras -no por eso menos difíciles- de convertirse al minimalismo extremo. 
El libro se llama "El arte de ser minimalista. Como dejar de consumir y empezar a vivir" y es de Everett Bogue. Pueden verlo acá (yo me lo bajé al teléfono y lo leí en un par de horas). 

Lo que Bogue plantea es algo parecido a lo que dice Marie Kondo, es decir, hay que preguntarse objeto por objeto si realmente lo necesitamos. En el caso de Bogue no te pide que verifiques si el objeto "destila felicidad", simplemente que te preguntes por su utilidad. Sin embargo, Bogue sube la apuesta y pone un número de objetos por persona: 100 a 150. También hace foco en otras áreas de la vida, no solo la organización. De hecho, para él la buena organización es apenas una consecuencia de este cambio estructural de vida. Especialmente, Bogue insiste en la forma de trabajo, alentando a que todo el mundo "viva su sueño" y trabaje por su cuenta. Creo que lo que escribe está medio pensado para el primer mundo, pero muchas de sus observaciones e ideas son perfectamente aplicables a la realidad de nuestros países / situaciones laborales / condiciones sociales. Una foto del cuarto de Bogue no difiere mucho de mi cuarto, que siempre me gusta definir como la cucha de un perro. Me encanta que sea simple, sin nada de más y, a qué negarlo, CROTO. Igualmente eso va con cada personalidad. 



Por dónde empezar
Hace unos meses, tuve cambios en mi vida que no esperaba. Varias cosas de las que estaba segura me empezaron a hacer ruido y entonces decidí alejarme de eso que no me hacía sentir bien (una relación de varios años y un trabajo nuevito de apenas un año, por ejemplo). En medio de toda esa decisión, aposté fuerte a posibilidades bastante irreales que pueden ser pavadas, pero están saliendo de a poco. Todo ese TORMENTOR me llevó a tener la cabeza bastante cambiada por no decir cascoteada y entre otras cosas me hice vegana, me deshice de mi auto, voy al trabajo en bicicleta, trabajo a 15 minutos de mi casa, etc. 
Es en este contexto de confusión mental porque a pesar de que es un proceso 100% positivo, es eso, esperar cualquier cosa de la vida porque total todo se va a la mierda solo, que me planteo que me encantaría tener mi casa lo más vacía posible. Enfrentar la nada de las repisas, o que directamente no haya repisas. No tener la vista ni la mente ocupadas por objetos que de todas maneras no uso. 
Así, pensando en esto, voy a empezar a deshacerme de cosas por áreas. Biblioteca y cajones de la cocina son los primeros candidatos. Luego la ropa, y así. Creo que a partir de esta semana voy a empezar. Por supuesto, lo contaré en este espacio que hemos dado en llamar Tengo que Ordenar ♥
Si quieren decirme que les parece que estoy mal de la cabeza, por favor comenten jaja o háblenmeN en tuiti: @Maruxa___




miércoles, 8 de junio de 2016

Felicidad express: cómo ordenar el escritorio



Un pequeño lío en la mesa de trabajo, como también los papeles viejos, migas (!), etc., suman incomodidad y hasta pueden afectar nuestra productividad. Es mejor gritarse "¡Tengo que Ordenar!", y tomarse unos minutos para limpiar un poco, clarificar el panorama, ampliar el espacio.
¿Cómo empezar? Tratando de deshacerse de los mails que alguna vez imprimimos y ya no sirven, de las lapiceras que no funcionan, de atacar las pilas de cosas que no sabemos qué contienen, de guardar o tirar los cuadernos que están completos, y de archivar lo que deba estar archivado.
Me gusta tener la oficina lista para mudarme en cualquier momento, de hecho en mi último trabajo hubo un cambio de espacios y yo fui la que más rápido se mudó y la que menos cosas tuvo para tirar por tener este objetivo siempre presente. Recuerdo que mi jefe tenía cables por todos lados, cuadernos de empleados anteriores que nadie usaba y un montón de cosas más, que al mudarse llevaba consigo.
En este caso que ves en la foto -mi escritorio- fueron 2 minutos reloj incluyendo llevar el mate a la cocina y romper / tirar algunos papeles acumulados ;)
Si la mañana te dejó mucho lío, hacelo ya ♥